Luis Marino

Luis Marino

Columnista

Ricos planean, pobres desaprovechan

4 Enero 2018

Aprenderás la diferencia entre un objetivo y una meta y cómo diseñarla para ayudarte a lograr lo que deseas.

 

Por Luis Marino

Hay muchas cosas que dividen estas dos clases socioeconómicas aparte de lo más obvio como el dinero, la preparación académica y la educación, pero las dos más importantes son: metas y propósitos. Los ricos planean para tres generaciones mientras los pobres planean para el fin de semana.

Hoy aprenderás la diferencia entre un objetivo y una meta y cómo diseñarla para ayudarte a lograr lo que deseas.

¿Cómo puedes lograr algo si no lo propones, si no lo decides y tomas acciones tangibles para avanzar meta por meta?

A continuación está un ejercicio de significado, dirección y complejidad. Léelo pero hazlo al terminar esta columna para asegurar que enfoques tu atención e intención a toda esta lectura, pero es muy importante que lo hagas hoy y empieces a eliminar la procrastinación.

¿Cuándo fue la última vez que analizaste la motivación que has creado?

Te recomiendo que hagas este ejercicio: en una hoja apunta con tu puño y letra, lo que reconoces que has mejorado o dominado en los últimos dos años. Podrás apreciar lo bueno que tienes en este momento.

Aquí están unos ejemplos para ayudarte a buscar tus pequeños logros con grandes impactos.

¿Eres más paciente con otras personas?  ¿Dejaste un vicio?  ¿Tienes mejor alimentación? ¿Eres más atento y has aprendido a escuchar?  ¿Ha mejorado tu apariencia o autoestima? ¿Has concluido más logros debido a tu desarrollo personal? ¿Eres más diligente y eso ha causado más éxito?

Tómate unos minutos para describir cuáles son los beneficios y apunta en una pequeña lista nueva, sólo los adjetivos calificativos que has generado y pon esa lista en el espejo de tu vestidor.

Cada vez que te vistas te ayudará a dar tu mejor presentación acorde a la persona que eres y quieres ser.

El propósito es que brinde fe a tu presente y futuro basado en tus compromisos, disciplinas, estrategias y en tu poder de decisión con los cuales has formado tu persona.

Las metas te dan algo por lo que luchar, mientras que te mantienen comprometido a rendir reportes de progreso y te ayudan a darte cuenta cuando terminaste para que evites desprecios en tus recursos más importantes como tu tiempo, tu energía y tu dinero. Hay metas de corto, mediano y largo plazo en cualquier área de tu vida como en lo personal, en lo laboral, en lo académico, etcétera. Un objetivo es como una visión o filosofía de vida continua y sin fin.

Un ejemplo de esto sería. Vender 15 autos en un mes es tu meta; ayudar a las personas a tomar mejores inversiones en su transporte es un objetivo.

Hay muchas herramientas diferentes pero te recomiendo usar SMART GOALS, que en español se traduce a metas inteligentes, pero su nombre original es un acrónimo y te lo describiré de esa manera.

La “S” representa la palabra specific. La letra “M” representa la palabra measurable, lo que significa medible. La letra “A” representa la palabra attainable, lo que significa alcanzable. La letra “R” representa la palabra realistic, lo que significa realista. La letra “T” representa la palabra time, lo que significa tiempo en español.

Nunca subestimes la importancia y el efecto que causa una fecha y hora en algún compromiso. Esto marcará tus pequeños pasos y te obligará a ser más puntual. Administra eficientemente tu agenda porque una persona organizada es usualmente relajada y una persona desordenada demuestra estrés, ansiedad, enojo, etcétera.

Terminaré con un ejemplo sencillo. Decir quiero comprar un carro no es una meta, es ambiguo y sin un plan tangible es probable que tendrás distracciones o acciones compulsivas que eviten tu logro. Entonces necesitas decir: voy a comprar X auto porque está en mi rango accesible, lo haré para X fecha, ahorraré X cantidad de dinero cada X tiempo porque es lo que puedo sin afectar mis finanzas.

Con esta herramienta incrementarás tu probabilidad de éxito, la pregunta es: entretenimiento, educación, familia, trabajo ¿qué valoras lo suficiente para planearlo?

No seas parte de la mayoría que su palabra no vale por decir cosas que harán y solo las dejan en el olvido; planea y ejecuta en silencio y recuerda que nunca conocerás a un rico que no administre y valore su tiempo y sus acciones, y tampoco conocerás a un pobre que lo haga.

 

 

 

 

 

 

 

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.